CECIDIC
Centro de Educación, Capacitación e Investigación para el Desarrollo Integral de la Comunidad
CECIDIC > Blog > Visita al KLUM YAT

Visita al KLUM YAT

2019 02 26
Compartir

¿Por qué visitamos el Klum Yat? ¿Qué es el Klum Yat?

Nos cuenta el Mayor Elicerio Vitonas, que hace un tiempo en el CECIDIC “Molestaba” el duende. Parece de cuento pero es real. Y como el duende “Molestaba” tanto, es decir, escondía las cosas, les hacía trenzas a las estudiantes y a veces lloraba; los Kiwe Thë empezaron a hacer remedio. Ellos se dieron cuenta que él necesitaba una casa, y no era precisamente la Tulpa, dice el Mayor Elicerio. Además se dice que donde está construido el CECIDIC ha sido camino del Duende, por eso estaba reclamando algo seguramente.

Aquel día que se hizo remedio, se levantó una nube blanca encima de un árbol grande, arriba en la finca del CECIDIC; nos cuenta el Mayor. Así, junto a otros mayores espirituales decidieron que había que empezar a visitar ese lugar, porque ese árbol empezó a ser el KLUM YAT. Y eso se hace, desde entonces se visita, se llevan ofrendas, se brinda con yu’ beka, chicha y bee sek; esto con la compañía de estos mayores espirituales porque son ellos quienes orientan este bello ritual.

“…otros dirán que estamos locos dejando frutas y cosas al pie de un árbol…” dice el Mayor. Pero no, es un acto espiritual y por eso se debe asistir con frecuencia, para ofrendar “buena comida”. Otra cosa que le gusta al Klum es la música tradicional con flauta y tambor porque los mayores dicen que a él no le gustan los instrumentos de metal.

Por eso el pasado jueves 21 de enero, los trabajadores y docentes del CECIDIC, los Mayores espirituales y algunos niños y niñas; nos preparamos para ir a dejar nuestras ofrendas. Valga la pena resaltar la compañía de estos niños y niñas, una semilla que aprende de sus valores culturales para seguir transmitiéndolos. Primero se realizó el Paawecxa o ritual de apertura en la Tulpa del CECIDIC. Luego nos fuimos montaña arriba y llevamos música, frutas, chicha, bee sek y yu´beka. Algunos llevaron sus tejidos porque a este lugar también se va para potenciar los dones porque este es un “sitio de poder” y el Klum es quien regala y potencializa estos dones. También llevamos buenos pensamientos para que los espíritus de la naturaleza nos acompañen y den fuerza.

Pero también se conversa y se teje, se tejen los momentos. Y entre estas conversas, algunos Mayores espirituales y líderes del CECIDIC nos hicieron reflexionar en torno a nuestros quehaceres: “…venimos a pedir fuerza para nuestros trabajos, eso cada quien lo hace espiritualmente pero es bueno traer las propuestas…”, “…esto es educación propia, hace parte de nuestras costumbres…”, “…los docentes deben impartir este conocimiento en las clases…”

Estas reflexiones son para interiorizarlas y no para que se queden en discurso. Así que tenemos una tarea, porque como dijo el Mayor, es un trabajo espiritual que hay que seguir. La idea es visitar el KLUM YAT más seguido, al menos cada tres meses. Y así será, para que estos espíritus cuidadores nos llenen de su fuerza y sabiduría.

¡Pay!

Programa de Diseño y Comunicación
CECIDIC

Foto galería


Blog

Piyaya Ujweka, OFERTA EDUCATIVA 2020-01


III MINGA DE MURALISMO, en el marco del X ENCUENTRO SOCIOCULTURAL ALVARO ULCUE CHOCUE “los colores y sonidos de la memoria y la resistencia”


UAIIN



Radio Nasa

“LA TIERRA NO CRÉESE PERO LAS FAMILIAS SI”

Saakhelu Kiwe kame Se Realizo En Resguardo De Tacueyo

Nasa Stéreo 99.4 Fm